domingo, 20 de diciembre de 2009

Caminar



El sol, cálido, brillante e inalcanzable, me acaricia con su suave crespón de luz. Camino y mis pasos, invisibles y memorables en el suelo, me recuerdan al amor perdido. Camino y la soledad es mi compañera ahora. Camino y el amor intenta pisar mis talones ahora.

Camino y el amor me alcanza, como si con una lanza pudiese ponerle fin a todo aquello.
Me detengo y el amor me susurra, me acaricia y me besa.



Entradas populares