sábado, 26 de octubre de 2013

Está viva



Es una noche silenciosa. Sé que esto que se agarra con exceso de fuerza a mi corazón son sólo sentimientos antiguos, esta herida que nunca cierra. Sé que quizás debiera hacerme más fuerte, quizás llorar, quizás sufrir audiblemente, pero esta noche sólo puedo mirar el cielo, sin estrellas, ver los árboles quietos y las ventanas iluminadas.

No puedo gritarle a la luna ni quejarme con mi estrella, no puedo pedirle a los astros que me hagan desaparecer. No tengo voz, ni siquiera la energía para hacer de estas palabras un texto memorable. No hay nada en mí que indique energía, que diga "está viva".

Esta es la quietud de mis ideas, la tormenta en mi corazón. Escribo, pero ciertamente hay algo muerto dentro de mí, algo muerto que se desliza por mis mejillas; sangre negra que emerge de mis ojos, que brota de mi corazón. Odio, rencor, cansancio.

Cansancio que ciertamente existe, le siento.

Está viva, lo sé.

jueves, 10 de octubre de 2013

Acerca de un pesadilla repetida


Nunca nadie sabe cómo llega a un sueño y, en mi caso de las pesadillas, sólo sé que vengo de algo rutinario y común en mi día. Yo todos los días tomo el metro desde el instituto a casa.

Esta vez quizás no recuerde cómo empezó todo, pero sé que iba en el metro y de repente abren las puertas y siento que ya me debo bajar. La estación del metro, de repente, se me hace ajena. Miro el metro para saber si por lo menos realmente iba en un metro. Cuando me doy vuelta me percato que iba en un tren antiguo y que había llegado a una estación de trenes dorada.

El anden caía como resbalín hacia abajo y se entrecruzaba. El piso era de madera brillante y pulida en exceso y, sin moverme aún, veía cómo la gente se resbalaba y comenzaba a deslizarse hacia abajo. Algunos chocaban con otras personas y otros simplemente desaparecían. Yo llevaba mi mochila en la espalda y me la saqué. Decidí que, para evitar caerme mas adelante, lo mejor sería sentarme y deslizarme. Me puse la mochila arriba de las piernas y comencé a descender rápidamente por el andén.

Veía que mucha gente que estaba de pie tenía en sus zapatos restos de cosas. Algunos tenía bolsos rotos, libros, ropa enrollada  y yo pasaba por el lado mirando atentamente. En un momento siento que mi mochila se resbala de mis manos y veo cómo empieza a caer rápidamente por el anden. A pesar de haber muchas personas detenidas de pie, mi mochila no chocó en ninguna. Sin pensarlo mucho me impulse y decidí tomar más velocidad.

Me percato que ahora en los pies de la gente yacen enrollados cuerpos de personas que chocaban. Tras el impacto siento miedo e intento frenar, pero no lo consigo y al siguiente momento me estrello contra una persona de aspecto cadavérico que estaba a un lado del anden acostado. Era un anciano grande y huesudo con aspecto moribundo. Al momento del impacto mi cuerpo queda enrollado en el de él.

Cuando intento liberarme el moribundo abrió unos ojos gigantes y me miró fijo. Yo aterrada intento separarme de él.

Cada vez que intentaba levantarme del piso me resbalaba y sentía que mis piernas fallaban. Me arrastré entonces hacia el borde del anden y me levanté.

Con el corazón oprimido y asustado intenté subir nuevamente. El piso de madera brillaba en ascenso como una pared imposible de traspasar. Daba tres pasos y volvía a resbalar, veía mi cara en el piso y ciertamente no era yo, no era mi cuerpo, no era mi ropa. Quería salir. Me levantaba una vez más y observaba el anden.

En los bordes habían empotrados mausoleos y las paredes eran como de cementerio. Había muchas estatuas que se desparramaban en el anden hacia abajo. Estatuas de gente en pie que miraba hacia los rieles del tren. Un tren de madera llegaba y tiraba en el anden cadáveres que yacían de maneras amorfas junto a las estatuas plomas.

Decido afirmarme de la pared para subir y comienzo una cansadora escalada. Camino y camino y sé que no debo detenerme.

No me detuve más.


jueves, 4 de julio de 2013

Siempre

La soberbia, en este caso, me posee. Utilizar el término "siempre", es para mí, un exceso de confianza, un exceso de exaltación. Nadie es eterno y siempre es una palabra aterradora. Por siempre, para siempre...

Yo siempre deseo todo. Siempre quiero saberlo todo, incluso cuando duele, incluso cuando mata. Me sonrío y el sonido crudo de esa risa es la evocación del conocimiento que siempre deseo tener. Sería tan fácil negar, sería tan simple decir que ya no deseo recordar nada, ¿Pero es así? sobre mí pesan las culpas, las palabras hirientes, los engaños, los silencios dedicados y el cinismo de un alma asustada.

Siempre me da miedo, la palabra, el símbolo o el conjunto de letras e imágenes, no lo sé. Siempre me hiere, aparta de mí la tranquilidad y sólo está el conocimiento a medias que me angustia. Lo sé, la soberbia me corroe, quisiera que mi alma mutara con esa palabra: siempre. La eternidad es abrumadora, una vida eterna se me es difìcil de concebir. Es esta tristeza, esta pena eterna en mí que inflama mis venas. Es sangre, sucia sangre que hierve pidiéndome salir.

Esto es eterno, absurdamente e ilógicamente eterno.

jueves, 11 de abril de 2013

Tumbada



Preferiría poder decir algo, sin embargo, como en cada espacio de tristeza mía, las palabras quedaron atrás y sólo reciento, sólo me escondo.

miércoles, 3 de abril de 2013

Una vez y otra




Se repite. El silencio abrumador que sentencia mis pensamientos al pitido angustioso de la vida, la vuelta a casa que comienza lentamente una vez más, las palabras y los agradecimientos, las mismas caras, los mismos gritos acusadores, las mismas sonrisas, yo misma sin cambios ni mutaciones. Se repite.

En esta blancura, negación de todo cuanto soy, me adormezco. Sumida en nutrir esta miseria, alimentando con secretismo la auto-compasión que mis ojos absorben y negando cualquier indicio de debilidad. No hay trizas en mi piel, no hay manchas en mis ojos...todo sigue inmutable. La vida corrompe mis venas y las intenta llenar del positivismo absurdo del cual me he aferrado siempre. Se fuerza en mi cara una sonrisa y vuelvo a buscar a la gente y vuelvo a confiar y, por supuesto, vuelvo a caer y vuelvo a esconderme una vez más.

¿Cuándo rendiré mi espíritu? El instinto de sobrevivencia sugiere que sea ahora, pero estas ganas irremediables de soñar se me arraigan y vuelvo a sufrir. Vuelven los tormentosos sueños donde la felicidad se me clava en el alma, en donde no estoy averiada...en donde esta tristeza replicada en mi sangre ya no existe.

Ríos de sangre tendrían que pasar, pasaron más bien, sin nada más que arrepentimiento.

martes, 5 de marzo de 2013

Prometer




Busca en su cuello una cadena perdida, quizás la piedra ámbar que solía descansar en el inicio de su esternón, la cadena opaca que limitaba su escote. Deja aquellos dedos esqueléticos posados en su cuello desnudo, protegiendo, abrigando la zona, se acerca más hacia el vacío.Jadea.
Cierra sus ojos un momento y el viento vuelve a danzar entre las hojas de los árboles, danza y canta con la celeridad de un allegro non molto que aturde una vez más su sentido de pertenencia. El viento moldea las finas hebras de hojas de una lado hacia el otro y el verdor varía, se opaca y se emblanquece ante el tacto invisible de soplidos matutinos.
Siente la frescura golpeando su vestido, moldeando con aire su cuerpo desnudo, marcando con detalle sus piernas y luego despeinando su pelo largo. Liviandad es lo que siente y sus pies se elevan hasta quedar en puntillas en el precipicio.
Respira profundo y descansa su cuerpo como un péndulo que se mueve con energías externas, hacia adelante y atrás tentando la suerte hasta el final. Abre sus ojos y se sonríe.
Vuelve a pasar la piedra parecida a resina por la cadena delgada, definida de manera detallada en su memoria, y nuevamente la cierra alrededor de su cuello.
Sólo lo haría una vez más, se prometió mientras sostenía su cordura amarilla entre dos dedos, sólo una más. 

viernes, 15 de febrero de 2013

Esta vieja herida...



El aullido insoportable de esta pena me recorre una vez más. Camina rápido hinchando tentativamente mis venas, le siento sonreír en mis ojos al sentir mi boca seca, llena de esta sed de sufrimiento mío. La pena me asedia, abre con prontitud la vieja herida dormida y, con la contrariedad de mis ansias, le disfruto con pavor.
No hay sangre, sólo el líquido metálico de un alma sin rumbo, el sonido vacío de hierro duro castigado y sin moldear. Es esta herida me repito, que me arde en la garganta, este grito que ahogo con todas mis fuerzas, las palabras que nadie dijo y sin embargo mi recuerdo las repite. Llaga sin punto fijo que guardo, que me guarda, sin descanso y sin perdón.
Es la conciencia de esta pena eterna, que nunca me atacó, que siempre estuvo allí. He de saber, antes de olvidar una vez más, ¿cuánto durará esta vez la idea de ser feliz? ¿Cuánto tiempo olvidaré que yo soy esa pena, que no hay separación…que es imposible sanar?
Todas mis conclusiones se deforman en mis ojos, lo sé, pues es ahí donde el monstruo carcome la realidad y la presenta grosera, sin la formalidad de la verdad. Son mis ojos, y me duele, los que sin un pestañeo intentan encontrar a alguien que los magnifique un poco y me salve de la roña que me llena. Estos ojos, que con dolor consumen una y otra vez ese algo que jamás tendré. ¡Mis amados ojos! que adoloridos desean ser vaciados de la monstruosidad de la vida.
No hay delicia en este odio, sólo el banal placer de escribirlo.

viernes, 25 de enero de 2013



El odio habita en mis ojos, tras bastidores y sin ser notado por extraños. Sucumbe al escuchar desconocidos residiendo mi mirada y reaparece ahora. Tortuoso me susurra armonías sombrías y mis ideas fúnebres reviven del polvo, danzan lúgubres, aterradoramente vívidas hacia mí. Me vomitaría a mí misma, mi odio se repudia así como mi alma repudia mi cuerpo. No hay paz en los silencios, sólo poesía que no debiera salir jamás…

Este es mi odio, ahora, ardiendo en las cicatrices que tanto deseo olvidar en compañía de otros. Agente que en las sombras de mi propio reflejo me ataca, me marca la piel como señal de pertenencia. Aquel odio me habita en los recuerdos, me posee en noches como estas y creo ser el licántropo sin luna para vivir, el aullido solitario que se escucha con temor, el monstruo natural que ataca…que envenena.

Entradas populares