lunes, 25 de junio de 2012

III



Dicen que los versos hablan vidas,
pues mi silencio es la estrofa favorita,
el tiempo intermedio en el compás,
aquella astilla enterrada,
el nudo tormentoso del recuerdo,
este dolor que no se me va...

Mi corazón agoniza entre las olas,
marginado se revuelca en el salar...
Rasga el papel con desesperación
¿Será acaso ésto una frase de humillación final?
Pues De verso en verso,
de lágrima en grito;
de llantos en saltos,
es un acertijo que ya no logré descifrar
—mis tiempos mal nacidos
o malnacida soy en el tiempo—
Dicen que los versos hablan vidas,
te lo digo, este es mi verso en tus oídos,
esta es mi lengua escondida,
estos son mis llantos perennes.
Este está es mi mudez, repito como siempre,
una inexistencia interrumpida,
sonidos de ángeles en oídos humanos:
Mi tristeza, sucia e indeseable,
gritos que no salen, palabras que no se escriben,
"socorros" que jamás se encendieron...
mi corazón encerrado en el vacío,
entre dos cuerpos unidos,
entre carnes que no se separarán jamás.

4 comentarios:

  1. rezuman melancolías estos versos, ser y estar en pugna
    emociones que se plasman desde el pulso sincero

    un abrazo y gracias por tu huella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, claro es que la sinceridad quedo expuesta una vez más :)

      Muchas gracias por pasar a saludar!
      Un beso

      Eliminar
  2. Me encanta la rebeldía con que arrancas cicatrices al viento y forjas una voz de acento tierno, como la lluvia. Un placer recorrer los pasillos de tu alma. Nos seguimos viendo, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, he de decir a tal halago, pues me es placentero que mis versos causen cierto revuelo. Estamos leyéndonos entonces :)

      Eliminar

Entradas populares