lunes, 9 de julio de 2012

Algo extra









Mi cuerpo se mueve al ritmo del propio mundo. Siento cómo mi piel, mi carne y mis órganos se trasladan de un lugar a otro, al son de una lenta canción perfectamente diseñada para adormecer. Cierro mis ojos y la sensación de algo viviendo dentro de mis venas me atormenta; puedo sentir el líquido rojo traspasando cada centímetro de mi piel, llenándome de un sustancial vacío que termina en mi boca. Sabor a humanidad.

Muevo mi lengua y pareciera ser que el mundo se moviera con ella, tan pesada y abruptamente llena de un sabor indescriptible, casi imaginario...Las vibraciones resuenan en mi mandíbula y mi cerebro colapsa. Todo se ve en grises y gemidos, todo se siente a esencias neutras de seres no creados.

Abro mis ojos y las palpitaciones de mi corazón se sienten en todas partes, como si poseyera tantos corazones como células. Todo vibra al son de aquella melodía interminable...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares