jueves, 4 de julio de 2013

Siempre

La soberbia, en este caso, me posee. Utilizar el término "siempre", es para mí, un exceso de confianza, un exceso de exaltación. Nadie es eterno y siempre es una palabra aterradora. Por siempre, para siempre...

Yo siempre deseo todo. Siempre quiero saberlo todo, incluso cuando duele, incluso cuando mata. Me sonrío y el sonido crudo de esa risa es la evocación del conocimiento que siempre deseo tener. Sería tan fácil negar, sería tan simple decir que ya no deseo recordar nada, ¿Pero es así? sobre mí pesan las culpas, las palabras hirientes, los engaños, los silencios dedicados y el cinismo de un alma asustada.

Siempre me da miedo, la palabra, el símbolo o el conjunto de letras e imágenes, no lo sé. Siempre me hiere, aparta de mí la tranquilidad y sólo está el conocimiento a medias que me angustia. Lo sé, la soberbia me corroe, quisiera que mi alma mutara con esa palabra: siempre. La eternidad es abrumadora, una vida eterna se me es difìcil de concebir. Es esta tristeza, esta pena eterna en mí que inflama mis venas. Es sangre, sucia sangre que hierve pidiéndome salir.

Esto es eterno, absurdamente e ilógicamente eterno.

1 comentario:

  1. Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a emitacat@gmail.com

    besoss!!
    Emilia

    ResponderEliminar

Entradas populares