miércoles, 12 de septiembre de 2012

Mis Pinceles



Hoy tomé mis pinceles, se sintieron en mi palma como objetos extraños, como varillas de madera helada. Se quedaron ahí, juntos e intoxicados por mi puño cerrado. Los miré unos minutos, las manchas de pintura y los pelos desordenados de sus cabezas, el metal oxidado en algunos y la belleza única que puede tener ese objeto querido. Ahí estaban, silenciosos y con el polvo entre ellos.

Me sentí abandonada, alejada...frustrada. Ahí estaban sin uso y yo sin alma para pintar.

Los escondí una vez más, dentro de una tela, dentro de un cajón y una caja. Ahí quedaron, guardados esperandome y acá quedé yo, esperándolos también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares