miércoles, 12 de octubre de 2011

Ese sueño romántico que nunca fue...

-->


Y aunque nada existiese, aunque nadie sintiese...aun cuando todo fuese tan confuso y hostil, yo seguiría anhelando algo más allá de lo que me pueden dar, más allá de lo que alguien está dispuesto a dar. No quiero la humanidad, el raciocinio clarividente del humano.

No quiero frases, no quiero palabras, no quiero acciones: quiero pensamientos. Quiero estar dentro, entrelazada, profundamente adherida a una persona y que esa persona pudiese hacerme sentir suya. No quiero estar fuera nunca más, ni tampoco sobre...quiero estar en las entrañas, en la sangre, en cada célula ¡En cada respirar!

1 comentario:

  1. Siempre estupendas las cosas que nos dejas. Como siempre un placer haberme pasado por tu casa.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Entradas populares