lunes, 31 de octubre de 2011

Vacía


Finalmente la cama está vacía. No estoy dentro, ni tú tampoco. Mi alma, quizás un tanto inquieta, sale de mí: huye sin destino. Es agonía pura, me digo a mi misma ¡Qué espantosa soledad siente mi alma hoy!

Sólo quiero luz, sólo eso por hoy



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares